Uncategorized

El origen de la industria textil en Chile y el aporte de los migrantes

En chile la industria textil y de la confección tiene su origen en los pueblos
indígenas quienes confeccionaban verdaderas obras de arte en el telar. Fue hasta
finales del siglo XIX e inicios del siglo XX que comenzaron a aparecer las primeras
pequeñas industrias textiles, y que tendrían su apogeo tras la gran depresión de
1930, donde la economía del país se volvió proteccionista, por lo que la
Corporación del Fomento de la Producción decidió dejar de importar telas desde
Europa y comenzar a crearlas “made in Chile”.

Este apogeo vino de la mano sin duda gracias el gran aporte de migrantes
extranjeros que llegan principalmente de medio oriente, Palestina e Italia.
Mucho antes que esto ocurriera, en 1920 viajaba nuestra familia desde Palestina
hacia Sudamérica con una “maleta cargada de sueños”. Eran las abuelas y
abuelos que venían con la ilusión de poder realizar el que era en ese entonces su
oficio, la confección y creación textil. Fue en 1956 que nace y se crea La Casa del
Delantal, un pequeño quiosco ubicado en el centro de Santiago que vendía
algunos productos confeccionados “artesanalmente” en casa pero de primera
calidad.

Esa calidad comenzó a llamar la atención de quienes transitaban por el casco
histórico de la ciudad y rápidamente el boca a boca terminó en pocos años por
convertir ese quiosco en una fábrica. Se asentó su primera sede en la comuna de
Recoleta, específicamente en el barrio Patronato, donde varios migrantes
comenzaron a crear una comunidad en torno al mundo textil y donde la demanda –
competencia fue cada vez más alta.

La casa del delantal comenzó a destacar por su originalidad y personalización
tanto en la fabricación de sus telas, como sus diseños, lo que permitió lograr abrir
su primera tienda para venta al detalle y mayor comenzando a tener clientes a lo
largo de todo Chile.

De esta hermosa historia, de la que sin duda nos sentimos orgullosos,
actualmente ya han pasado más de 60 años. Sesenta años posicionados en el
mercado nacional con altos estándares de calidad, que nos ha permitido
transformarnos proveedores importantes e integrales, satisfaciendo necesidades
en diferentes sectores del país como lo son: salud, construcción, corporativo y
educación.

A través de los años aprendimos la importancia de darle identidad a nuestra
marca, por lo que creamos las diferentes subdivisiones, especializadas en cada
área como: La Boutique del Chef y Doctor House.  Cada línea se enfoca en
entregar los mejores productos para los profesionales de hoy y el mañana.
Hoy en día nos llamamos PH Confecciones, y con el avance de la globalización y
sus tecnologías hemos ido a la vanguardia del mundo de la confección, integrando nuevas formas de producción, calidad y diseño pero siempre con esa esencia que
heredamos de nuestros abuelos, un trato personalizado y cercano con nuestros
clientes.